Intentó patear la manzana que tiene la mujer en la cabeza, pero la cosa salió mal.

Por allá en tierras asiáticas es una tradición tomar clases de artes marciales las cuales tienen como principal objetivo la protección personal, mejorar la salud y tener disciplina mental.

Lamentablemente algunos toman clases con el maestro equivocado, tal y como le pasó a la siguiente mujer quien llegó a una escuela a tomar clases de Kung-Fu y le dieron una bienvenida que nunca olvidará.


El maestro intentó mostrar sus habilidades marciales frente a sus alumnos tratando de tirarle a dicha mujer una manzana que se puso encima de su cabeza, pero la cosa no salió como esperaba.

La manzana salió volando, pero a la mujer se le quitaron las ganas de seguir aprendiendo.

¡Compártelo con tus amigos del facebook!

Top