Parece que todo va bien pero, un mal movimiento lo arruina todo.

Existen momentos en los que parece que todo va bien, pero solo basta de un desafortunado instante, un error de dedo o mal movimiento para que todo se eche a perder.

Eso le pasó a un un joven que tuvo un día con mala suerte, tenía que voltear a una camioneta con su grúa, pero como dicen por allí: “Salió peor el remedio que la enfermedad”.

“De errores se aprende” y seguro que no le vuelve a pasar. A menos que sea un chico con muy mala suerte.

Top